Camino de Santiago

Camino de Santiago, segunda etapa del Camino de nuestra provincia: El Burgo Ranedo - Mansillla de la Mulas, la distancia es de 20 km.

En esta ocasión casi toda la etapa transcurre por caminos de tierra para los peregrinos, en los que los árboles con la loable intención de dar un poco de sombra.

A la salida de El Burgo nos encontramos con la laguna de la Manzana. Retomamos la pista arbolada del Real Camino Francés por un paisaje calcado al de ayer: impresionantes llanuras cultivadas, de escasas ondulaciones y casi deforestadas. A dos kilómetros y medio de El Burgo Ranero pasamos un área de descanso situado a la vera del arroyo del Valle de la Granja y dos kilómetros más adelante, en una ligera vaguada, fluye otro arroyo: el de Valdasneros.

En media hora larga dejamos a mano izquierda una pista y un kilómetro más adelante el desvío a Villamarco. La ley de la línea recta nos ofrece un respiro cuando la pista dibuja una curva y salva por debajo las vías del tren. En la vaguada posterior pasamos el arroyo de Valdearcos y tras superar un leve repecho nos dejamos caer hasta la población de Reliegos, agazapada hasta el último momento. En la misma entrada hay unas bodegas tradicionales en ladrillo y adobe, usadas para conservar el vino pero fundamentalmente como lugar de encuentro. Atravesamos Reliegos de punta a punta, olfateando la pista arbolada por la calle Real, donde impactó un meteorito en 1947.

Dejamos el frontón a un lado para sumergirnos junto a los falsos plátanos en las llanuras de cereal, decoradas por estructuras gigantes de riego por aspersión. Casi cuatro kilómetros después de Reliegos, tras pasar bajo las torres de línea eléctrica, hay un área de descanso al borde de la pista arbolada. Damos el adiós definitivo a la pista artificial, salvamos la N-601 (carretera Adanero - León) por un viaducto y sorteamos un canal de riego para entrar en Mansilla de las Mulas. Descubrimos la antigua ciudad amurallada al traspasar la puerta del Castillo, en cal y canto rodado.


 

A la salida de El Burgo nos encontramos con la laguna de la Manzana. Son relativamente abundantes en estos confines de Tierra de Campos y fueron utilizadas hasta hace bien poco como abrevadero para los animales. Hoy constituyen el hábitat de determinadas especies de anfibios, rapaces y anátidas. Retomamos la pista arbolada del Real Camino Francés por un paisaje calcado al de ayer: impresionantes llanuras cultivadas, de escasas ondulaciones y casi deforestadas. A dos kilómetros y medio de El Burgo Ranero pasamos un área de descanso situado a la vera del arroyo del Valle de la Granja (Km 2,5) y dos kilómetros más adelante, en una ligera vaguada, fluye otro arroyo: el de Valdasneros (Km 4,5).

En media hora larga de monotonía dejamos a mano izquierda una pista y escuela de ultraligeros (Km 7) y un kilómetro más adelante el desvío a Villamarco (Km 8). La ley de la línea recta nos ofrece un respiro cuando la pista dibuja una curva y salva por debajo las vías del tren (Km 10,6). En la vaguada posterior pasamos el arroyo de Valdearcos y tras superar un leve repecho nos dejamos caer hasta la población de Reliegos, agazapada hasta el último momento. En la misma entrada hay unas bodegas tradicionales en ladrillo y adobe, usadas para conservar el vino pero fundamentalmente como lugar de encuentro. Atravesamos Reliegos de punta a punta, olfateando la pista arbolada por la calle Real, donde impactó un meteorito en 1947.

  • Km 13. Reliegos (Albergues. Bares)

Dejamos el frontón a un lado para sumergirnos junto a los falsos plátanos en las llanuras de cereal, decoradas por estructuras gigantes de riego por aspersión. El refrán "de Reliegos a Mansilla, la legua bien medida", establece la distancia de una legua (entre 5.573 y 5.914 metros) entre ambas localidades. Casi cuatro kilómetros después de Reliegos, tras pasar bajo las torres de línea eléctrica, hay un área de descanso al borde de la pista arbolada (Km 16,7). Damos el adiós definitivo a la pista artificial, salvamos la N-601 (carretera Adanero - León) por un viaducto y sorteamos un canal de riego para entrar en Mansilla de las Mulas. Descubrimos la antigua ciudad amurallada al traspasar la puerta del Castillo, en cal y canto rodado. En la calle Santa María asoma la torre de la iglesia.

- See more at: http://caminodesantiago.consumer.es/etapa-de-el-burgo-ranero-a-leon#sthash.3FgQVdKJ.dpuf

A la salida de El Burgo nos encontramos con la laguna de la Manzana. Son relativamente abundantes en estos confines de Tierra de Campos y fueron utilizadas hasta hace bien poco como abrevadero para los animales. Hoy constituyen el hábitat de determinadas especies de anfibios, rapaces y anátidas. Retomamos la pista arbolada del Real Camino Francés por un paisaje calcado al de ayer: impresionantes llanuras cultivadas, de escasas ondulaciones y casi deforestadas. A dos kilómetros y medio de El Burgo Ranero pasamos un área de descanso situado a la vera del arroyo del Valle de la Granja (Km 2,5) y dos kilómetros más adelante, en una ligera vaguada, fluye otro arroyo: el de Valdasneros (Km 4,5).

En media hora larga de monotonía dejamos a mano izquierda una pista y escuela de ultraligeros (Km 7) y un kilómetro más adelante el desvío a Villamarco (Km 8). La ley de la línea recta nos ofrece un respiro cuando la pista dibuja una curva y salva por debajo las vías del tren (Km 10,6). En la vaguada posterior pasamos el arroyo de Valdearcos y tras superar un leve repecho nos dejamos caer hasta la población de Reliegos, agazapada hasta el último momento. En la misma entrada hay unas bodegas tradicionales en ladrillo y adobe, usadas para conservar el vino pero fundamentalmente como lugar de encuentro. Atravesamos Reliegos de punta a punta, olfateando la pista arbolada por la calle Real, donde impactó un meteorito en 1947.

  • Km 13. Reliegos (Albergues. Bares)

Dejamos el frontón a un lado para sumergirnos junto a los falsos plátanos en las llanuras de cereal, decoradas por estructuras gigantes de riego por aspersión. El refrán "de Reliegos a Mansilla, la legua bien medida", establece la distancia de una legua (entre 5.573 y 5.914 metros) entre ambas localidades. Casi cuatro kilómetros después de Reliegos, tras pasar bajo las torres de línea eléctrica, hay un área de descanso al borde de la pista arbolada (Km 16,7). Damos el adiós definitivo a la pista artificial, salvamos la N-601 (carretera Adanero - León) por un viaducto y sorteamos un canal de riego para entrar en Mansilla de las Mulas. Descubrimos la antigua ciudad amurallada al traspasar la puerta del Castillo, en cal y canto rodado. En la calle Santa María asoma la torre de la iglesia.

- See more at: http://caminodesantiago.consumer.es/etapa-de-el-burgo-ranero-a-leon#sthash.3FgQVdKJ.dpuf

FECHA: 2 DE ABRIL 2017. Domingo
SALIDA:
7:00 h de la mañana
LUGAR: El de costumbre
Precio: 8 €
Inscripción: Segunda Planta del Ayuntamiento de Camponaraya / 987 45 00 04

Encuesta
¿Te gusta la nueva página Web?
¿Te gusta la nueva página Web?
¡Para poder votar, tienes que seleccionar al menos una opción!

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para saber más acerca que las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas pincha aquí: política de privacidad.

  Acepto las Cookies de este sitio